Significado de Filosofía griega

Justificación de un proyecto

Que es la filosofia griega:

La filosofía griega o filosofía clásica zapatilla el período de pensamiento desarrollado en la antigua Grecia desde su período clásico (499 – 323 a. C.) hasta su período helénico (323 – 30 a. C.).

La palabra filosofía de origen helénico fue acuñada por Pitágoras y significa “simpatía a la tino” o “amigo de la tino”.

¿Y por qué es importante la filosofía griega? Porque constituye la pulvínulo del pensamiento occidental coetáneo.

caracteristicas de la filosofia griega

La filosofía griega se originó en el período clásico de la antigua civilización griega entre 499 y 323 a.

El primer período se denomina período cosmológico o presocrático y se caracterizado por el uso del pensamiento racional para resolver problemas sobre la naturaleza, significaba usar la razón, el pensamiento, el conocimiento y los sentidos, conocidos como logo.

El segundo periodo de la filosofía griega se centra en los problemas del hombre donde se confrontan las ideas de los sofistas y de Sócrates.

El debate filosófico que caracteriza este período consiste en la relatividad o universalidad de conceptos como el correctamente y el mal.

En este sentido, los sofistas eran escépticos y relativistas, afirmando que el correctamente y el mal, por ejemplo, dependían del punto de sagacidad de cada uno. Por otro costado, Sócrates enseñó que estos conceptos no son relativos sino absolutos, y que a la verdad se llega a través de un proceso de cuestionamiento y razonamiento.

La filosofía clásica sienta las bases del discurso político y razonable del pensamiento occidental, que se caracteriza por el uso de la retórica (sofistas) y la mayéutica (Sócrates).

Períodos de la filosofía griega

La filosofía clásica generalmente se divide en 2 períodos principales: el período presocrático y el período de Sócrates y los sofistas.

Período cosmológico o presocrático

Se dice que los primeros filósofos griegos son cosmológicos porque cuestionan los misterios de la naturaleza y el cosmos que alguna vez fueron explicados por los mitos (mitología griega).

Este período temprano de la filosofía griega, además conocido como filosofía presocrática, zapatilla los siglos VI y V a.

El objetivo principal fue la búsqueda del principio primordial, único y universal a partir del cual se generaron todas las cosas, al que llamaron arca. Esta búsqueda se hizo a través del conocimiento (logos), dando ocupación al pensamiento racional.

La filosofía presocrática se divide en 2 grandes escuelas:

  • escuelas monistas (siglo VI aC): siendo sus representantes más importantes Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Pitágoras, Heráclito de Éfeso, Jenófanes, Parménides y Zenón de Elea.
  • escuelas pluralistas (siglo V aC): en el que destacan Empédocles, Anaxágoras, Leucipo y Demócrito.

Período de los sofistas y Sócrates

Durante la segunda centro del período clásico de la antigua Grecia, surgieron los sofistas y Sócrates (470 – 399 aC), este postrero discípulo de Anaxágoras. Este período se caracteriza por sus intensos debates sobre la percepción de un memorizar centrado en el hombre más que en la naturaleza.

Los sofistas enseñan a usar la retórica para convencer y persuadir, ya que todo es relativo y depende del argumento. Sus representantes más destacados fueron:

  • Protágoras: a quien se atribuye la frase “el hombre es la medida de todas las cosas”. Fue asesor del rey Pericles y creía que todo debía ser socialmente útil.
  • Gorgias: afirmó que todo está mal.
  • Antístenes: discípulo de Sócrates, fundó la escuela cínica. Fue pedagogo de Diógenes de Sinope, un destacado cínico.

Por otro costado, Sócrates discrepaba de los sofistas y afirmaba que conceptos como el correctamente, el mal y la jurisprudencia eran absolutos, llegando a ellos a través de un proceso conocido como “método socrático” que consta de 2 etapas: la ironía y la mayéutica.

Este proceso ayudaría a exponer las contradicciones y difundir un argumento inductivo a través del diálogo. Sócrates enseñó que la vida sin preguntas es una vida de ignorancia y sin moralidad.

Discípulos de Sócrates

La transformación de la filosofía griega se apoyo en las conocimiento de Sócrates a través de su discípulo: Platón (427 -347 aC). A posteriori de la asesinato de Sócrates en el 387 a. AD, Platón fundó la Sociedad, la institución donde se formaría Aristóteles.

Platón considera que lo único imperecedero e inmutable es el mundo de las ideas, dada la existencia de 2 mundos: el mundo sensible de los sentidos, y el mundo inteligible de las ideas. Utiliza el “mito de la cueva” para explicar cómo nuestros sentidos nos engañan y ocultan la verdad. Esto además se conoce como idealismo platónico.

El postrero representante de la filosofía griega como tal es el discípulo de Platón, Aristóteles (384 – 322 aC). Fue pedagogo de Alejandro Excelso desde el 343 a. C. y en el 353 a. C. fundó el Colegio. Aristóteles se diferencia de Platón al incorporar ideas más naturalistas, concluyendo que dependemos de los sentidos y la experiencia para asimilar. Esto además se conoce como intelectualismo.

Adicionalmente, Aristóteles acuñó el término eudaimonia que significa gusto, quienes la consideraban la meta de todo ser humano.

Otros seguidores de Sócrates fundaron escuelas de pensamiento en la filosofía griega que además sostenían que el objetivo final del hombre era alcanzar la gusto. Entre ellos, podemos citar:

  • la escuela cínica: Fundada por Antístenes, desprecia las convenciones sociales y materiales. Luchan por no ser esclavos de los placeres y creen en una vida sin rumbo.
  • escuela de jardineria: Fundada por Epicuro en el 306 a. J.-C., afirma que la gusto se logra por la marcha de preocupaciones, sin miedo a la asesinato y por el placer regido por la prudencia.
  • la escuela estoica: Fundada por Zenón de Citium e influenciada por los cínicos, afirma que la gusto se encuentra en la saludo del destino y del deber.
  • la escuela escéptica: Pirrón de Elis está influido por los estoicos y afirma que la verdad no existe y que la gusto se encuentra en la inhibición de enjuiciar, siendo la apatía el ideal.