Erosión del suelo

erosión del suelo

Te explicamos qué es la deterioro del suelo, cómo se clasifica y qué la provoca. Encima, sus consecuencias y cómo evitarlo.

¿Qué es la deterioro del suelo?

La deterioro del suelo es el proceso de meteorización de la superficie terrenal como consecuencia del impacto de acciones geológicas (como corrientes de agua o deshielo), climáticas (como lluvias intensas o vientos) o de la actividad humana (como la agricultura, la deforestación, la expansión de las ciudades, entre otras). ).

La deterioro del suelo es un engendro discontinuo y flemático que consiste en la movilización de deslizamientos desde la superficie y que, a espléndido plazo, genera cambios en la fisonomía del comarca. Hay casos en los que la deterioro ocurre rápidamente oportuno a desastres naturales o acto humana excesiva, lo que resulta en la degradación del suelo con pérdida de materia orgánica y minerales.

Ver igualmente: terremoto

Tipos de deterioro del suelo

Hay tres tipos principales de deterioro natural del suelo:

  • deterioro del agua Se produce por el paso de un caudal de agua que puede ser tromba o río.
  • la deterioro del singladura. Es producido por el singladura válido.
  • deterioro gravitacional. Se produce por la acto de la agravación debida a la caída de rocas o al derretimiento de glaciares, desde lo parada de una cuesta.

Hay otro tipo de deterioro del suelo que ocurre más rápidamente:

  • Rozamiento antropogénica. Es producido por actividades humanas que inciden en el desgaste y damnificación de los suelos, como la agricultura intensiva, la deforestación, la construcción de canales y caminos, la expansión de las zonas urbanas, la cabaña intensiva, la minería, entre otras importantes.

Causas de la deterioro del suelo

Las causas de la deterioro del suelo pueden ser diversas y entre las principales se encuentran:

  • El movimiento del agua. En forma de tromba, ríos o corrientes marinas, el agua toca el suelo y levanta una parte de la superficie, que es arrastrada por la corriente.
  • El movimiento del singladura. El gracia de fuertes vientos contra el suelo libera partículas y escombros de la superficie (en forma de polvo, arena o rocas) y los mueve.
  • El movimiento de rocas y glaciares. El desprendimiento de hielo en glaciares o rocas que descienden desde lo parada de un talud, provoca desgastes o grietas a lo espléndido de su reconvención.
  • Exposición a temperaturas extremas. Las condiciones climáticas de calor o frío extremo que se producen durante mucho tiempo alteran la superficie del suelo y provocan grietas o roturas que facilitan su desgaste.
  • El uso y injusticia de la tierra por parte del ser humano. La actividad humana excesiva, como la agricultura intensiva o la construcción de áreas urbanas, provoca el damnificación del suelo, en muchos casos con daños irreversibles.

Consecuencias de la deterioro del suelo

Las principales consecuencias de la deterioro del suelo debida a la acto humana se refieren a:

  • La pérdida de rendimiento de las tierras fértiles para la sostenibilidad de los ecosistemas agrícolas y para la productividad de la tierra.
  • El aumento de la contaminación y sedimentación de arroyos y ríos provoca una disminución de las especies que allí habitan.
  • La desertificación del suelo transforma la tierra en una zona árida o no apta para la vida (por yerro de agua, cubierta vegetal y alimentos).
  • La limitada capacidad de filtración en suelos desertificados puede difundir inundaciones en la región.
  • El desequilibrio del ecosistema genera una pérdida de biodiversidad, es opinar de poblaciones animales y vegetales.
  • El clima integral se ve muy modificado por la reducción de los bosques que tienen la capacidad de absorber dióxido de carbono.

¿Cómo evitar la deterioro del suelo?

Para evitar la deterioro y el desgaste del suelo por la acto del hombre, la mejor decisión es la prevención y explicación de actividades como:

  • Uso sostenible de la tierra. Esto puede ayudar a sujetar los impactos de la agricultura y la cabaña y aprestar la degradación del suelo oportuno a la pérdida de nutrientes.
  • Repoblación forestal. La plantación de árboles y plantas promueve la restauración de los ecosistemas y el mantenimiento del suelo.
  • Plantación de cubierta vegetal. Fomentar la siembra sostenible en territorios expuestos o áreas donde se ha desplegado maquinaria de construcción ayuda a estabilizar el suelo y sus nutrientes.
  • La construcción de canales de drenaje. En áreas donde el suelo tiene una disminución capacidad de empapamiento, los drenajes pueden ayudar a canalizar el agua para evitar inundaciones.

Deforestación y deterioro del suelo

La deforestación es la acto humana de talar bosques y selvas a través de la tala o la ignición. Si esta acto se realiza de forma intensiva y no va seguida de una adecuada praxis de reforestación, genera graves daños al suelo y al ecosistema, entre los que se destacan los siguientes:

  • La pérdida de hábitat para millones de especies animales y vegetales. Este es el impacto más dramático porque los seres vivos no pueden sobrevivir a la destrucción de su entorno.
  • El cambio climático. La tala indiscriminada de árboles modifica las condiciones climáticas, ya que protegen el suelo y mantienen la humedad en el animación y el ciclo hidrológico que devuelve vapor a la entorno.
  • Un longevo impresión invernadero. Encima de intervenir sobre el clima, los árboles absorben los gases que provocan el calentamiento integral. Su desaparición, por tala desconsiderada, modifica la concentración de gases en la entorno.

La cubierta vegetal preserva las propiedades del suelo, previene la deterioro, juega un papel esencia en el ciclo del agua —y luego en el clima— y preserva la biodiversidad. Por ello, para amparar la acuerdo del ecosistema, el cuidado y mantenimiento del suelo es fundamental.

Referencias

  • “Rozamiento y degradación de la tierra” en World Wild Life.
  • “Tipos de deterioro del suelo” en monografías.
  • “Deforestación” en World Wild Life.
  • “Deforestación” en National Geographic.