Chichén Itzá: el significado de sus monumentos e historia

Chichén Itzá: el significado de sus monumentos e historia

Chichén Itzá fue una antigua ciudad de Mesoamérica, habitada por pueblos pertenecientes a la civilización maya.

Cargada de connotaciones sagradas, Chichén Itzá funcionó como extensión de culto y peregrinaje. El diseño, el uso y los utensilios decorativos de los monumentos reflejan la estructura social y política del pueblo maya, los dioses que adoraban y su comprensión del cosmos.

La pirámide de Kukulkán fue diseñada como un hermoso calendario superhombre de piedra, construido en honor al dios del agua y el singladura. Las representaciones del dios de la aguacero, Chaac, se utilizan como dato artístico en lugares tan emblemáticos como el Templo de los Guerreros.

Por su parte, el Observatorio está claramente orientado cerca de la contemplación de los fenómenos celestes, lo que da fe de los vastos conocimientos en astronomía, matemáticas y geometría que desarrollaron los mayas.

El nombre de la ciudad, Chichén Itzá, significa “a la orilla del pozo de los itzáes” y hace relato a uno de los muchos pozos existentes en la región, conocido como el Cenote Venerable.

Los itzáes, cuyo nombre significa “adivinos de agua”, son el pueblo maya que habitó la ciudad desde el siglo VIII. Fue a finales de este siglo que la tribu casaca de los toltecas llegó a este paraje e introdujo su civilización, iconografía y devoción a Kukulkan.

Durante el período posclásico, Chichén Itzá se convirtió en el principal centro político y religioso del Mayab, nombre que los mayas le dieron a la península de Yucatán y que significa “extensión de los pequeños”.

Mapa de Yucatán

Los 9 principales monumentos y su significado

La zona arqueológica de Chichén Itzá es un ámbito donde converge la construcción maya clásica con el arte luchador y religioso de los toltecas. Entre sus múltiples construcciones podemos destacar las siguientes:

1. La Pirámide de Kukulkán: representación del cosmos

Pirámide de Kukulkán

Imagen de la pirámide de Kukulkán.

Igualmente conocido como El Castillo o el Templo de Kukulkán, es una representación integral del cosmos tal como lo entendían los mayas y una muestra de sus habilidades geométricas, astronómicas y matemáticas.

Cada uno de los lados de la pirámide corresponde a uno de los 4 puntos cardinales, cerca de los que descienden cuatro monumentales escalinatas. La más importante, la escalera septentrión, es declarante del descenso de Kukulkán a la tierra durante los equinoccios de primavera y otoño.

Un total de 365 escalones conducen a la cumbre, un escalón por cada día del año calendario maya. Hab. La ermita, que estaba situada en la zona más incorporación, tenía 20 almenas, una para cada día del mes.

La Pirámide de Kukulkán representa la importancia del calendario, la división del tiempo y el ciclo solar para la civilización maya.

Una construcción donde la adoración a Kukulkán está presente en sus columnas y balaustradas: la imagen de una serpiente emplumada que representa al dios maya de los utensilios y la sensatez.

Detalle de la escalera norte

Detalle de la balaustrada en forma de serpiente de la escalera septentrión.

El Templo de Kukulkán fue construido sobre una segunda pirámide, más antigua y más pequeña, en la que se encuentra el trono del Jaguar y una figura conocida como Cha mool.

2. Chac Mool: sacrificios y ofrendas

chac mool

figura de un Chac Mool, hombre que sostiene la bandeja donde se colocaron las ofrendas de sacrificio.

Es una escultura característica de finales del periodo mesoamericano, presente en diferentes construcciones de Chichén Itzá como el Templo de los Guerreros o la pirámide que subyace en El Castillo.

Representa la efigie de un hombre recostado que sostiene sobre su vientre una bandeja en la que se depositan las ofrendas destinadas a las deidades durante los sacrificios.

Existen varias hipótesis sobre la identidad de este personaje, ya que podría ser víctima de un sacrificio, luchador e incluso una ídolo último.

Lo que sí está claro es que su finalidad es ceremonial, ya que estas esculturas se han antitético en espacios religiosos.

3. Cenote Venerable: enlace al inframundo

cenote sagrado

Imagen del cenote noble de Chichén Itzá.

Un cenote es un hundimiento natural de tierra que sirve como reservorio de agua para pimplar y regar.

Los antiguos mayas consideraban noble el cenote como un vínculo con el inframundo. En su orilla se realizaban rituales y sacrificios, en los que se arrojaban objetos de metales preciosos y piedras preciosas. El objetivo era ofrecer a las deidades, como el dios Chaakpara conseguir la protección y la aguacero necesarias para una buena cosecha.

El Cenote Venerable fue dragado por primera vez por Edward H. Thompson para recuperar objetos de valía que yacían en el fondo. En el proceso, se descubrieron restos humanos y animales, víctimas de sacrificios, y se vendieron al Museo Arqueológico Peabody de la Universidad de Harvard.

4. Templo de los Guerreros: Conflicto de Guerrilla

templo de los guerreros

Imagen del Templo de los Guerreros y el Peña de las Mil Columnas.

El Templo de los Guerreros es una revelación de los conflictos internos entre mayas y toltecas que tuvieron extensión en Chichén Itzá. Adicionalmente de imágenes de águilas, jaguares y mascarones del dios Chaac, en sus columnas y pilares aparecen numerosas figuras de guerreros, armas y prisioneros.

Imágenes de serpientes emplumadas están presentes en las escaleras y columnas que custodian el entrada al templo, y procesiones de este ídolo han compostura sus cornisas y murales.

En la plataforma de entrada encontramos una escultura de Chac Mool, directorio para ofrendas.

5. Gran Placer de Balón: Guerrilla en el Campo

el gran juego de pelota

Imagen del encaje de pelota de Chichén Itzá.

En la ciudad de Chichén Itzá se conserva el encaje de pelota más espacioso de Mesoamérica. El encaje de pelota era un deporte adherido a las fiestas religiosas, por lo que las canchas se construían en espacios sagrados.

A veces, los equipos competían para resolver conflictos sin tener que librar una conflicto, dejando a los perdedores a merced del equipo vencedor.

Dos muros, decorados con figuras de guerreros, delimitaban el campo de encaje y albergaban los aros, o balizas, por donde debía advenir la pelota, a una cima de 7 metros.

aro de juego de pelota

Detalle de un anillo o grabador de encaje de pelota.

En cada extremo del campo había una sala, allí algunos ciudadanos podían presenciar la competencia, pero se utilizaba principalmente para la praxis de rituales relacionados con el encaje.

6. Plataforma de Calaveras o Tzompantli: enemigos derrotados

plataforma de calaveras

Detalle del relieve de la Plataforma de las Calaveras.

Se alcahuetería de un altar formado por una plataforma en forma de T que estaba dedicada a la homicidio. Existe la creencia popular de que se usaba para exhibir los restos mortales de los enemigos como trofeos. En sus paredes se pueden ver imágenes de guerreros portando calaveras.

7. Templo de Belleza: la hado supervisión

plataforma venus

Las representaciones del planeta Belleza son el origen de su nombre y muestran la importancia que tuvo este divo para los mayas. Su saco es cuadrada, con escaleras en cada uno de sus lados, rematadas en cabezas de serpientes que ascienden por las balaustradas.

Al observar el ciclo de Belleza, los mayas llegaron a predecir la aparición de las lluvias y el momento de longevo fertilidad en las tierras agrícolas.

Los habitantes de Chichén Itzá vincularon al planeta Belleza con la ídolo Kukulkán, pues según su interpretación, Belleza se movía en forma de serpentina por el firmamento.

Igualmente interpretaron ver la hado al atardecer como un mal presagio, mientras que verla por la mañana era señal de prosperidad.

8. Osario: registro del movimiento solar

el osario

Igualmente conocida como la Tumba del Sumo Sacerdote, es una pirámide escalonada que vigilante similitudes con El Castillo y fue construida con fines ceremoniales y astronómicos.

Debajo del suelo hay una cueva, que se consideraba un extensión noble, ya que creían que allí tuvo extensión el principio y el final de la vida. Un plano derecho, propio de los observatorios solares de la época, se abre desde esta cueva al santuario que coronaba la cima de la pirámide.

A través de esta portillo se conectaba el sótano y el firmamento y se hacían registros del tiempo y de los movimientos solares.

El Osario tiene cuatro escaleras que, a través de siete niveles, conducen a la parte superior. En la embellecimiento encontramos serpientes talladas en las escaleras, relieves de águilas y tigres, figuras de ciudadanos de primera y mascarones con el rostro del dios. Chaak.

9. El Observatorio o El Caracol: estrellas y predicciones

el caracol

Es un edificio que probablemente fue utilizado para la observación astronómica. Los mayas eran grandes observadores de estrellas, ya que les ayudaban a predecir cosechas, muertes y momentos óptimos para la batalla.

Se le conoce como El Caracol por la escalera de caracol que conducía a la parte más incorporación de la cúpula. Desde las ventanas superiores se podían ver diferentes posiciones del planeta Belleza, el amanecer y el atardecer.

Esta construcción está formada por dos plataformas rectangulares superpuestas, que servían como residencia de los sacerdotes, y sobre las que se levanta su característica torre circular.

Historia de Chichén Itzá

período fundacional

La fundación de Chichén Itzá se dio aproximadamente del siglo VIII d.C., cuando el pueblo Itzá, de Petén (Guatemala), estableció aquí su colonia para exprimir sus fuentes de agua y suelos fértiles.

Rodeando de este período hubo un aumento de la población oportuno a las migraciones de diferentes regiones, entre las que se destaca la aparición de los toltecas.

Los toltecas eran guerreros del centro de México cuyas habilidades militares y costumbres religiosas influyeron mucho en el crecimiento de Chichén Itzá.

Una transformación política unificó diferentes etnias bajo la protección de Kukulkán, quien habría sido, adicionalmente de dios, un luchador cuya figura terminó siendo divinizada.

periodo de esplendor

A mediados del siglo IX, cuando las ciudades mayas del período Clásico estaban en agonía, Chichén Itzá se convirtió en el centro político y ceremonial de Yucatán.

El centro esencial se traslada desde la zona denominada Chichén Arcaico, claramente dominada por el tradicional estilo Puuc, hasta la Gran Explanación, donde se ubicaron las principales edificaciones de este período.

La ciudad alcanzó su plenitud, no sólo con la construcción de auténticos tesoros arquitectónicos, sino incluso con el crecimiento de una gran capacidad marcial que le permitió controlar la colecta de impuestos y las rutas comerciales. El escándalo, el jade y la obsidiana fueron los productos más valiosos comercializados.

período de agonía

Hay diferentes versiones sobre el desatención de Chichén Itzá. Una de las hipótesis más aceptadas es que un dispendioso período de sequía obligó a los habitantes a entregarse la ciudad en presencia de la dificultad para conseguir alimentos.

Por otro banda, hay quienes afirman que su decadencia se produjo cuando se quedaron sin pueblos a los que conquistar e imponer tributo.

Chichén Itzá estuvo habitada hasta su agonía y posterior desatención en el siglo XIII. Luego siguió funcionando como un extensión noble al que peregrinaban los mayas para realizar sus ofrendas a los dioses.

Referencias:

  • Jones, C. (1999). Comercio y rutas comerciales de los mayas. Período Precolombino, Fundación para la Civilización y el Incremento de Guatemala, Ciudad de Guatemala, 479-486.
  • OnlineCobos, R. (2001). El centro de Yucatán: de zona periférica a la integración de la comunidad urbana de Chichén Itzá. En Reconstrucción de la Ciudad Maya: Urbanística en las Sociedades Antiguas (pp. 253-276). Sociedad Española de Estudios Mayas.
  • Pallán, C. (2011). Breve historia de los mayas. Editorial Nowtilus.

Estudiar más acerca de:

  • Las 7 maravillas del mundo nuevo.
  • calendario maya.